viernes, 16 de marzo de 2012

*17

Caminando cada vez mas rapido, miro el reloj, las diez y media, tengo media hora para llegar al partido, suerte que he quedado con Claudia, la mejor amiga de Marcos, el que iba en la moto con Laura la tarde del accidente. Le prometí que iría a su fiesta de cumpleaños y le fallé, le debo una tarde.
-¡Vero! -Me gritan desde su moto con el pito de la bocina incluido, una chica con una larga y rizada melena castaña, unos bonitos ojos verdes se ven por dentro de aquel casco rosa. ¿Parando en un paso de cebra? Esa es Claudia. Subo rápidamente a la moto, poniéndome el casco a la misma vez y ella mientras arranca para llegar a tiempo al partido.
Ágiles nos movemos entre el montón de coches que suele haber un día cualquiera por la calle a las diez y cuarenta y cinco de la mañana.
Olor a caramelo, ha vuelto a comprar aquella colonia que tanto me gusta.
No hay quien la separe de ella desde la primera vez que se la compro.
Un frenazo de golpe, me cojo a su cintura mas fuerte, casi atropellamos a un gato, menos mal que tanto el gato como nosotras evita el accidente. Todo normal hasta ahora, voy soltándome de su cintura por momentos para ponerme bien la chaqueta que se me sube aunque intento no soltarme mucho porque se que en cualquier momento arranca aun mas veloz. Paramos justo en la puerta del campo, un lugar donde poder aparcar... Allí mismo.
Nos quitamos los cascos y hacemos algo que toda chica hace sin pensarlo ni evitarlo, peinarse.
Mientras subimos las escaleras nos saludamos.
-¿Como va todo Vero? 
-Bien ¿Y a ti Claudia?
-Bien, algunos problemas con los exámenes, peto todo genial. ¿Como lo llevas con David? Escuche que discutisteis hace unas semanas...
-Si bueno, lo típico, nada importante, todo arreglado. -no notó mi tono de que  no decía del todo la verdad, suerte.
-Me alegro mucho. El te quiere mucho como para perderte, se le ve en la cara. 
-Si, yo también lo quiero mucho a el. -una sonrisa falsa hice que se dibujara en mi cara mientras nos dirigíamos a la heladería del campo, los mejores helados de fresa que he probado nunca.
Nos pedimos el mismo cada uno y mientras le voy explicando lo que me ha ocurrido la tarde anterior mientras caminaba por el parque con David. Se queda sorprendida igual que yo y mi novio.
Poco a poco nos vamos soltando un poco mas y acabamos contándonos aun de cosas mas serias, risas, bromas, tonterías, alguna que otra lagrima. Me mira y empieza a reírse, aun sin saber de que se ríe saco el móvil del bolsillo y me miro.
-Genial, se me ha corrido todo el maquillaje y a colmo en vez de avisarme te ríes de mi -me empiezo a reír cuando me limpio los ojos igual que ella.
-Conmigo nunca debes maquillarte cariño, ya sabes que siempre acabamos llorando. -y echamos una carcajada las dos sin importarnos la gente que nos este mirando o lo que piensen de nosotras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.